Cegados por el pecado, redimidos por Cristo

Konstantin, líder activo de Misión Eurasia en Siberia, ha sentido claramente la mano de Cristo guiándole a lo largo de los tumultuosos momentos de su vida. A lo largo de 43 años, Dios se ha manifestado fielmente a través de todos los obstáculos. Nuestro equipo de recopilación de historias de ShareWord Global tuvo la oportunidad de reunirse con este hombre increíble y conocer su pasado difícil pero abrumadoramente inspirador. El testimonio de Konstantin nos dejó un sentimiento de nueva esperanza para los miles de ciudadanos siberianos que no han tenido la libertad de escuchar la Buena Nueva de Jesús.

 

EL JOVEN KONSTANTIN

Al crecer con dos padres ciegos, el joven Konstantin vivió en un mundo muy oscuro. Aunque en un principio no era consciente de que la discapacidad de sus padres le creaba un importante distanciamiento familiar, un alarmante robo fue la primera vez que el joven Konstantin se dio cuenta de la profundidad de su soledad.

Con sólo cinco años, Konstantin acompañaba a sus padres a casa desde la tienda de comestibles local. Recuerda perfectamente que acababan de gastarse hasta el último céntimo para alimentar a su hambrienta familia. Con su madre agarrada fuertemente a su antebrazo derecho y su padre al izquierdo, Konstantine les guiaba suavemente, asegurándose de que cada paso fuera estable y seguro.

A escasos 50 metros de su pequeño hogar, un ladrón arrebató por la fuerza la bolsa de comida al padre de Konstantin, que no lo sabía. Al no poder presenciar el sorprendente suceso, el padre de Konstantin simplemente sintió un rápido movimiento cuando el ladrón le arrebató la bolsa. El padre de Konstantin bramó temeroso en dirección a su joven hijo. "¡¿Qué está pasando? ¿Qué está pasando?" La madre de Konstantin también se puso tensa, igual de inconsciente. Sorprendido por el robo y confundido por una repentina comprensión, los ojos de Konstantin se llenaron de lágrimas. Permaneció en silencio.

Era la primera vez que sentía de verdad el profundo impacto emocional de la discapacidad de sus padres. Konstantin nos confesó: "A los cinco años, me di cuenta de lo inseguro que me sentía por la discapacidad de mi progenitor... mis padres no podían defenderme".

El ambiente cambió, y Konstantin añadió con gusto que esta historia permaneció grabada en su memoria durante toda su vida, especialmente cuando aceptó a Cristo como su Salvador personal. Debido a su experiencia al crecer con padres ciegos, Konstantin ha dedicado ahora gran parte de sus ministerios evangelizadores a alcanzar a los miembros de su comunidad que sufren discapacidades físicas.

Antes oprimido por la indefensión, Dios ha llenado el corazón de Konstantin de pasión por defender a quienes no tienen la capacidad física de defenderse. Vive verdaderamente de acuerdo con la llamada de Cristo a ayudar a las personas en sus necesidades físicas y de salud, al tiempo que alimenta sus necesidades espirituales con la Palabra de Dios.

 

CEGADO POR EL PECADO Y REDIMIDO POR CRISTO

Los años de juventud de Konstantin fueron una batalla constante contra la ley. Se negó por completo a confiar en la protección de sus padres e intentó valerse por sí mismo. Desesperado, recurrió a las calles. Durante años, la delincuencia le arrastró dentro y fuera de la cárcel.

"Cuando tenía 17 años, me condenaron", nos confesó Konstantin. "De los 17 a los 27, fui a la cárcel varias veces". Encerrado entre rejas y perdido en la miseria, con el tiempo empezó a cuestionarse el propósito de la vida y su sufrimiento. A nadie en particular, Konstantin gritaba: "¿Por qué estoy aquí?". Entre su fatiga constante, su aburrimiento y su oscura soledad, su único consuelo provenía de la lectura de libros.

Un día, Konstantin se dio cuenta de que alguien había dejado un Nuevo Testamento en una mesa común del recinto penitenciario. "No sabía quién había puesto el Nuevo Testamento cerca de mí, en aquella época no teníamos creyentes en la cárcel". Cogió la pequeña Biblia y se abrió en Lucas 15: la parábola del hijo pródigo.

Mientras leía la historia, empezó a identificarse con el viaje del joven que, egoístamente, intentaba huir de sus problemas familiares. Konstantin empezó a sentirse inmediatamente convencido.

"He descubierto que soy un hijo pródigo que lo ha perdido todo", exclamó. Esta repentina toma de conciencia le impulsó a rezar. Esta vez se dirigió directamente al Señor. "Dios, si existes, por favor, ayúdame".

A partir de aquel día, Konstantin vio un cambio drástico en su vida: en sus actos, en su cuerpo y en su espíritu. ¡Se sentía relajado y libre! Y al igual que el hijo pródigo fue acogido de nuevo en la casa de su padre, que se regocijaba, después de que Konstantin saliera de la cárcel, su padre alabó a Dios por el regreso de su hijo perdido.

"Gracias al testimonio de mi vida, [mi padre] también vino a Cristo".

Konstantin sabe ahora que su milagrosa historia de redención a través de Cristo no es simplemente una transformación para el bien de su propia salvación. Se recuerda a sí mismo todos los días que este poderoso testimonio debe ser compartido, para que otros también puedan venir a Cristo. Konstantin se alegra de decir: "Desde entonces, el sentido de mi vida es compartir la Buena Nueva y la Palabra de Dios con las muchas personas que me rodean."

 

LLAMADO A DAR TESTIMONIO

Ahora Konstantin sabe plenamente que su vocación es "ser misionero y plantador de la Iglesia". Participa en numerosas áreas del ministerio con Misión Eurasia, centrándose en la extensión a las calles, la plantación de iglesias, el ministerio juvenil, la formación de misioneros y la ayuda a personas con discapacidades físicas.

La Gran Comisión llama a los creyentes a compartir el Evangelio con los demás, y ése es exactamente el motivo por el que Konstantin aprecia el uso de las revistas bíblicas de ShareWord Global, como Chispa y Luz, para ayudar a difundir el amor de Jesús. Su creciente alcance proporciona a la gente recursos para satisfacer sus necesidades físicas y espirituales.

Konstantin explicó que este modelo de asistencia contrasta con las tendencias actuales de sus autoridades públicas. A menudo, un funcionario del gobierno ruso hace una promesa a los ciudadanos, pero nunca cumple su proclama política. Contradecir eficazmente este modelo con ayuda física, seguida del don de las Escrituras, genera confianza y planta la semilla para que se forme una relación espiritual sana.

Konstantin y su equipo de evangelistas están notando un movimiento en las regiones tártaras. Según Konstantin, las conexiones con el pueblo tártaro siberiano (una comunidad históricamente islámica) presentan una urgencia significativa de más recursos bíblicos para llegar al norte de Rusia.

Los tártaros son un grupo étnico principalmente musulmán nominal, y están empezando a buscar una conexión espiritual más profunda. Al darse cuenta de que los extremistas musulmanes también han empezado a intentar implantar su fe en la región, el equipo de misioneros de Konstantin está intentando actuar con rapidez, distribuyendo tantas revistas Luz y Chispa como sea posible, y predicando la Buena Nueva al pueblo tártaro.

 

La distribución de estas revistas ha sido una forma extremadamente eficaz de llegar al pueblo tártaro. "Son atractivas", comenta Konstantin. "Tras leer la primera parte ilustrada, la persona se ha metido en el contexto y tiene ganas y ansia de leer más. Por eso es bueno que la segunda parte sea el evangelio de Juan".

Konstantin es un hombre humilde, y no se atribuye el mérito de las muchas vidas que ha ayudado a acoger en el reino. "Dios nos da el impulso que necesitamos para actuar... El tiempo es limitado. Estamos preparados para llevar el mensaje y tenemos todo lo que necesitamos en nuestras manos para ministrar a los tártaros de Siberia."

Aunque humilde, Konstantin se muestra audaz ante la necesidad que tiene entre manos y extremadamente agradecido por el apoyo que le ha llegado a través de la cooperación de ShareWord Global.

"Creo sinceramente que habéis desempeñado un papel vital en nuestro ministerio, por vuestras oraciones, así como por vuestras ofrendas, para traer buenos materiales evangélicos. Estáis muy lejos de la Siberia rusa, pero un día conoceréis a miles de personas en el cielo que dirán: 'He venido a Cristo y conozco a Dios porque leí las revistas Spark and Light que nos proporcionasteis y ayudasteis a llevar a Rusia' ".

¿estás preparado para DAR?

Dona ahora

Más historias de impacto

Cegados por el pecado, redimid...

Konstantin, líder activo de Misión Eurasia en Siberia, ha sentido claramente la mano de Cristo guián...

LEER MÁS

William: El legado de Gedeón...

A sus 96 años, ¡William ha sido miembro activo de los Gedeones en Canadá durante 68 años! Bill ha pa...

LEER MÁS

Última oportunidad...

Mila es una miembro que trabaja en un hospital de Calgary. Esté donde esté, la enfermera Mila intent...

LEER MÁS

¿Tienes una historia que compartir? ¡Nos encantaría oírla!

 

Comparte tu historia

Contactar


Correo electrónico:
info@sharewordglobal.com
Teléfono gratuito: 1.888.831.1893

Horario de oficina: Lunes-viernes
9:00am-4:30pm ET

 

Información de contacto completa

Financiera