Decisión monumental
Decisión monumental

Una causa por la que merece la pena vivir y una causa por la que merece la pena morir. Es una declaración que muchos creyentes hacen al profesar su fe en Jesucristo.

Sin consecuencias, la declaración es fácil de hacer. Seguir a Jesús es fácil. Profesar tu fe como cristiano es un tema más de la conversación diaria.

Pero en algunas partes del mundo, esta afirmación y declaración es algo más que palabras. Seguir a Jesús significa aislamiento social y ser blanco de la violencia.

Seguir a Jesús es una decisión de vida o muerte.

Los creyentes de algunas partes del mundo se encuentran en esta situación tan real y peligrosa. Los cristianos del sur de Asia son perseguidos a diario por extremistas islámicos y militantes de otras religiones. Convertirse de un entorno musulmán, hindú, budista o tribal suele dar lugar a ataques.

Los dirigentes políticos y religiosos locales hacen la vista gorda ante los ataques. Y las milicias se sienten envalentonadas. Visitan sistemáticamente a los cristianos en sus casas para presionarlos a que renuncien a su fe y vuelvan al Islam.

Pero ninguna persecución puede apagar el fuego del evangelio en personas como Bablu Rahman.

Bablu era conocido en su comunidad por evangelizar a todos los que encontraba. Nunca rehuyó compartir su fe a pesar de las leyes anticonversión de su nación. Bablu distribuyó las Escrituras de ShareWord Global en su comunidad y plantó numerosas iglesias domésticas en su ciudad natal.

Vivir para Cristo y compartir la Buena Nueva convirtió a Bablu en objetivo de las milicias religiosas.

Una noche de octubre, cuando regresaba a casa, un grupo de hombres le tendió una emboscada. Los atacantes le propinaron una paliza y acabó muriendo a causa de las heridas.

Imagina que vuelves a casa del trabajo, dispuesto a cenar y a pasar tiempo con tu familia. Sólo que nunca llegas. Tus hijos nunca llegan a contarte su día en el colegio. Tu cónyuge nunca llega a relajarse en el sofá contigo una vez que los niños están en la cama.

Simplemente porque te has atrevido a compartir a Jesús. Dios te llamó, te designó, y tú respondiste a Su llamada diciendo: "aquí estoy. Se lo diré al mundo".

Bablu hizo un llamamiento en vídeo días antes de su muerte pidiendo más Escrituras para compartirlas en su comunidad, sabiendo exactamente el peligro que corría y cuál sería el coste.

"...mi petición de corazón es que nos proporcionéis 3.000 Biblias para que pueda llegar a mi comunidad con el evangelio y difundir Su nombre (el de Jesús)".

Bablu conocía los riesgos, pero eligió seguir a Jesús de todos modos. Al igual que el apóstol Pablo, Bablu comprendió que vivir y morir por el Reino de Dios es una inversión eterna. Sabía que Dios le había colocado en su comunidad por una razón, y vivió su vida de un modo que glorificaba a Dios y fomentaba Su reino.

Como Bablu, tú también has sido llamado. Dios te ha colocado donde estás con una cita celestial. Compartir tu fe probablemente no sea peligroso donde estás. Lo más que puede ocurrir es que te etiqueten como "el cristiano extraño" en tu club de lectura. No obstante, deja que la fe de Bablu te inspire y te asegure que merece la pena compartir la Palabra y la gloria de Dios. Estés donde estés.

¿estás preparado para DAR?

Dona ahora

Más historias de impacto

Red Conectando: Zoom Evangelis...

"El Señor se complace en los que le temen, en los que ponen su esperanza en Su amor inquebrantable"....

LEER MÁS

William: El legado de Gedeón...

A sus 96 años, ¡William ha sido miembro activo de los Gedeones en Canadá durante 68 años! Bill ha pa...

LEER MÁS

Copia de Alara...

Alara es una niña musulmana de 15 años de Oriente Medio. Debido a circunstancias excepcionalmente di...

LEER MÁS

¿Tienes una historia que compartir? ¡Nos encantaría oírla!

 

Comparte tu historia

Contactar


Correo electrónico:
info@sharewordglobal.com
Teléfono gratuito: 1.888.831.1893

Horario de oficina: Lunes-viernes
9:00am-4:30pm ET

 

Información de contacto completa

Financiera