Evangelismo doméstico: Abordar el concepto erróneo
Evangelismo doméstico: Abordar el concepto erróneo

Los seres humanos gravitamos de forma natural hacia otras personas con experiencias compartidas y conexiones mutuas. Nos sentimos más cómodos en las conversaciones con personas que viven en la misma zona geográfica, tienen orígenes similares, disfrutan de las mismas comidas, ven los mismos deportes, escuchan el mismo género de música, coinciden en opiniones políticas..., lo que sea. Incluso se sabe que nos sentimos cómodos inconscientemente con personas que tienen rasgos físicos parecidos a los nuestros.

Si es cierto que la tendencia humana es gravitar hacia personas de ideas afines, ¿por qué hablar de nuestra fe con personas "cercanas" parece un reto mayor que evangelizar al otro lado del mundo? ¿Por qué resulta tan intimidante compartir la Palabra de Dios en Norteamérica?

Además de los temores obvios de vergüenza o rechazo, el siguiente testimonio de Brad, miembro de Ontario, trae luz sobre otra razón sustancial de por qué a los norteamericanos les puede asustar evangelizar en su país.

Brad ayuda regularmente a organizar actos de evangelizmo en la zona rural de Orangeville, Ontario. Últimamente, ha observado que sus conversaciones sobre la fe con los buscadores han mostrado similitudes interesantes.

"Aproximadamente nueve de cada diez personas están de acuerdo en que son pecadores. Levanto la mano y digo: 'La perfección está aquí arriba, eso es Dios'. Luego bajo la mano hacia el suelo y digo: 'Yo estoy aquí abajo, cerca del suelo. Pero tú probablemente estés aquí arriba, mucho más cerca de Dios'. Normalmente se ríen y responden: 'No, no, yo estoy ahí abajo contigo, Brad'".

Quizá estés pensando: ¿no es perfecto? Si los buscadores de Norteamérica ya reconocen que se quedan cortos, ¡esto debería crear inevitablemente la oportunidad ideal para evangelizar! Así parece, sí. Sin embargo, como explica Brad, hay algo más que considerar sobre los retos de la evangelización en Norteamérica.

"Por el contrario, si preguntas a esas personas: '¿Crees que vas a ir al cielo?', la mayoría responderá rápidamente: '¡Por supuesto! Soy una buena persona; ¡intento llevar una vida moral! Esas mismas personas que admiten que son pecadoras, también dirán que su buena conducta les llevará al cielo".

La sociedad parece convencida de que, tras la muerte de nuestros cuerpos terrenales, todo el mundo irá a una especie de cielo, independientemente de su fe religiosa. Esta mentalidad relativista sesgada permite que el diablo nos mantenga en una actitud farisaica e incrédula, con una falsa sensación de seguridad.

Esto parecería una visión del mundo plausible para alguien que no conoce el todopoderoso poder redentor de Dios. Sin embargo, ¡Jesús nos pide que convenzamos a la gente de lo contrario! ¿Cómo es posible que un Cristo amoroso nos pida que sacudamos a personas cómodas, diciéndoles que, a menos que confiesen su pecado y reciban a Jesús como su Salvador personal, su alma se perderá para siempre? Parece una llamada de atención increíblemente dura.

No hay una respuesta rápida al dilema espiritual de decir la verdad con amor. Es una lucha saber cómo responder a las personas que creen que van a ir al cielo pero no creen que Jesucristo sea el Señor.

Un método consiste en crear un espacio seguro para que la gente comparta lo que cree. Cuando la gente se siente escuchada (en lugar de condenada), a cambio escuchará lo que piensas. Aunque alguien no cambie de opinión tras una conversación espiritual, se ha plantado una semilla. Dios ha empezado (o ha seguido) revelándose en el corazón de esa persona.

Brad concluyó sus reflexiones sobre la evangelización local con estas inspiradoras palabras.

"La mayoría de la gente pasa más tiempo planeando sus próximas vacaciones que planeando la eternidad. El evangelismo consiste en desafiar a la gente a pensar. Se trata de sembrar una semilla de fe para que la gente empiece a comprender quién es realmente Cristo".

Ser consciente de la guerra espiritual que se libra en la evangelización no facilita automáticamente compartir la Palabra de Dios en Norteamérica, pero sí te hace reflexionar sobre cómo Cristo nos llama a romper el patrón de esta mentalidad aparentemente positiva, pero peligrosa. Pide al Señor que te guíe a la hora de llegar a la gente de tu barrio, de tu lugar de trabajo o incluso a los miembros de tu familia. Y recuerda: independientemente de lo desalentadora que pueda parecer una conversación espiritual, si estás dispuesto a dejar que Dios hable a través de ti, Él dará a conocer Su santa presencia.

¿estás preparado para DAR?

Dona ahora

Más historias de impacto

Renovados en el río...

Una reunión de miembros debe ser un espacio seguro. Es un momento para compartir lo que Dios está ha...

LEER MÁS

Encontrar la fuerza en Él...

"Pero los que confían en Yahveh encontrarán nuevas fuerzas... correrán y no se cansarán. Caminarán y...

LEER MÁS

Alcanzando Edmonton...

Después de la parte de formación del Evento de Evangelización Ignite en Edmonton, nos dividimos en e...

LEER MÁS

¿Tienes una historia que compartir? ¡Nos encantaría oírla!

 

Comparte tu historia

Contactar


Correo electrónico:
info@sharewordglobal.com
Teléfono gratuito: 1.888.831.1893

Horario de oficina: Lunes-viernes
9:00am-4:30pm ET

 

Información de contacto completa

Financiera