Misiones equivocadas: Cómo ocurrió con los Masai

La realidad para muchas iglesias en Nicaragua es que tienen una pasión por alcanzar a la comunidad que las rodea, pero prácticamente no tienen recursos de las Escrituras para compartir.

 

La violencia mortal que se ha apoderado del país hace que los nicaragüenses busquen una salida y una esperanza. La esperanza que tenemos que ofrecer tiene el poder de cambiarlo todo para ellos.

Como un miembro vital del Equipo GO, crecerás cerca de tus compañeros de equipo, así como construirás relaciones con los miembros de la iglesia local-ayudando a alcanzar sus comunidades y animándolos, asegurándoles que son apoyados por una familia global de la iglesia. ¡No volverás igual!

 

 

VIAJA con nosotros

Del 12 al 22 de abril de 2024

Fecha límite para aplicar: 12 de febrero de 2024
Misiones equivocadas: Cómo ocurrió con los masai

Los masai son un grupo indígena de África asentado en el norte de Tanzania y Kenia. Son conocidos internacionalmente por sus peculiares tradiciones, costumbres, vestimenta y por residir cerca de muchos de los infames parques de safari de África Oriental.

Patrick, nuestro representante asociado en Kenia, nos informó de que, a lo largo de los años, muchas agencias misioneras han visitado Maasailandia para intentar diversos proyectos. Sin embargo, a pesar del esfuerzo continuo de los extranjeros, la evangelización parece ser tan necesaria como hace décadas.

Patrick compartió la siguiente narración para ayudar a explicar por qué cree que la mayoría de las iniciativas de evangelización se han vuelto en gran medida ineficaces dentro de las comunidades masai.

Un día seco en el centro de Kenia, un entusiasta misionero llegó a una comunidad maasai y convocó a un grupo de ancianos de la aldea. Procedió a compartir con entusiasmo lo que le parecía una historia muy comprensible, la vida de Jesús de Nazaret. El grupo escuchó atentamente mientras el joven hablaba.

Un intérprete ayudó a contar a los ancianos cómo nació Jesús, creció amado por Dios y por los hombres e hizo ministerio en la tierra. Explicaron cómo Jesús alimentaba a los hambrientos, curaba a los enfermos e incluso expulsaba a los demonios. El misionero concluyó señalando que, al final de la vida terrenal de Jesús, la misma gente que una vez le amó, le rechazó, le clavaron en una cruz, le atravesaron con una lanza y le coronaron con un sombrero hecho de espinas.

Después de predicar, el misionero esperaba que los ancianos se arrepintieran. Pero se quedaron con la mirada perdida.

Uno de los ancianos se levantó y preguntó: "¿Por qué este Jesús no vino a nosotros, los masai, en vez de ir a los que sabía que no le recibirían? Aquí recibimos con gusto a los visitantes".

El misionero no supo qué responder. Tras tantear sus palabras y referirse a unos cuantos versículos de las Escrituras aplicables, al final se marchó estupefacto, enfadado por lo que acababa de ocurrir. Lo había explicado todo con claridad, ¡pero seguían sin entenderlo! Parecía tan fácil de entender para él... ¿por qué ellos no?

Los ancianos masai también se alejaron confusos. La historia del Evangelio tenía poco sentido en lo que ellos consideraban simple hospitalidad. ¿Y por qué iban a elegir creer en algo que no tenía sentido?

A lo largo de las últimas décadas, ha habido cientos de esfuerzos ministeriales en las comunidades maasai, pero hay una parte significativa de la población que sigue resistiéndose al evangelio. A la gente le resulta difícil creer a los "predicadores turistas" que se limitan a entrar y salir de sus aldeas, imponiendo la misma historia confusa. El mensaje nunca se ha transmitido de una forma que se ajustara a su estilo de vida y, por tanto, nunca ha arraigado en la comunidad.

Por eso Patrick está tan ansioso por asociarse con un ministerio que se centra en formar y equipar a los pastores locales para que aprendan a realizar un ministerio eficaz con su propia gente. "Este año, empezamos asociándonos con pastores massai para llegar a sus comunidades con la Palabra de Dios. La mayoría de las personas que se encuentran en esas iglesias no tienen una Biblia propia y existe una gran necesidad de llegar a los masai. Esta vez, tengo fe porque estamos utilizando un modelo que se centra en formar y equipar a los propios maasai, y no sólo a los de fuera."

ShareWord Global es una organización que se acerca a muchas culturas diferentes, por lo que debemos ser cuidadosos y respetuosos con la forma en que lo hacemos. Oír experiencias como la de los maasai es un recordatorio contundente de que debemos prestar mucha atención a los matices culturales cuando ejercemos nuestro ministerio.

Al igual que el misionero equivocado, a veces es fácil que nos sintamos frustrados si alguien no responde al Evangelio tan bien como esperábamos en un principio. Pero no podemos esperar que todo el mundo lo oiga de la misma manera... porque Dios creó la diversidad cultural.

Tenemos que escuchar primero, para poder equipar respetuosamente a los lugareños que entienden la cultura de su propia comunidad. No podemos simplemente correr a toda velocidad con nuestra propia agenda. Una gran parte de esto significa permanecer humildes y permitir que nuestros socios de la iglesia mundial nos guíen. Sí, puede que necesiten un empujón en la dirección correcta, y es absolutamente necesario proporcionar material bíblico contextualizado... pero lo que no necesitan nuestros socios eclesiásticos es que grupos de personas occidentales dominen el ministerio local.

La vocación de los cristianos de todo el mundo es ir por el mundo y predicar la Buena Nueva de Jesús. Pero está bien que los procesos evangelizadores tengan un aspecto ligeramente distinto según cada cultura. Cuando ayudemos a los creyentes locales a aprender a llegar a sus propias comunidades, habrá una motivación exponencial para continuar la difusión.

Estamos viendo esta motivación en Kenia, cientos de pastores (incluidos maasai) que reciben formación sobre la Red y recursos bíblicos, y se unen para evangelizar en sus aldeas. De hecho, ¡estamos viendo florecer este modelo en países de todo el mundo! Nos sentimos bendecidos por formar parte de la obra de Dios realizada por Su pueblo en tantas naciones, cada una de ellas bellamente entretejida con diferencias culturales, pero todas trabajando por el mismo objetivo ¡hacer crecer el Reino!

¿estás preparado para DAR?

Dona ahora

Más historias de impacto

'¡Oh, por fin!...

En invierno de 2021, algunos miembros de nuestro personal asistieron a un evento ministerial en Nuev...

LEER MÁS

La Biblia de la Redención: La ...

John Paul es capellán en un centro penitenciario de Dorchester, Nuevo Brunswick. Los capellanes siem...

LEER MÁS

Amigos para siempre...

Deborah y los demás miembros del Equipo GO deambularon cautelosamente por un distrito de Nicaragua c...

LEER MÁS

¿Tienes una historia que compartir? ¡Nos encantaría oírla!

 

Comparte tu historia

Contactar


Correo electrónico:
info@sharewordglobal.com
Teléfono gratuito: 1.888.831.1893

Horario de oficina: Lunes-viernes
9:00am-4:30pm ET

 

Información de contacto completa

Financiera