Salvar almas en el nombre de Jesús
Salvar almas en el nombre de Jesús

Jesús Manuel es un zapatero local de la ciudad de León, Nicaragua. Esta es la historia de cómo Deb, miembro del Equipo GO, ayudó a este hombre a conocer a Cristo y del milagroso crecimiento del Reino que ya se está produciendo gracias a ello.

 Al pasar junto a un pequeño taburete de trabajo en las abarrotadas calles de León, me llamó la atención la delicada artesanía de un humilde zapatero. Ralenticé mi paso y me fijé en un pequeño cuenco de arroz y carne que había sobre el banco de trabajo de aquel hombre. Gracias a un compañero del Equipo GO, habían colocado una revista Esperanza junto a su comida. Sentí que mi alma reaccionaba de repente a un empujón espiritual que me instaba a acercarme a este zapatero desconocido. Mientras me arrodillaba, le pregunté en voz baja "¿Puedo hablar contigo sobre la revista?". Su respuesta displicente me sorprendió. De hecho, apenas apartó la cara de la bota del zapato que sujetaba con fuerza con la mano izquierda. "Ahora mismo no", respondió, "estoy trabajando". Decepcionado, me limité a explicarle que volvería más tarde. Sin embargo, a medida que avanzaba por el camino, Dios seguía instándome a permanecer cerca del zapatero.

Efectivamente, unos quince minutos más tarde, oí una débil voz que me llamaba desde atrás. ¡Era el zapatero! Me informó de que se llamaba Jesús Manuel. Ahora que tenía la barriga llena y había terminado su trabajo en aquel zapato de cuero en concreto, ¡había llegado el momento de que oyera hablar de la revista! Esta vez, el humor de Jesús Manuel estaba milagrosamente alegre y parecía relativamente abierto a la conversación.

"Entonces, ¿eres católico?", preguntó. Percibí un tono ligeramente negativo y sospeché que los rituales de la religión podían haber empañado su visión del evangelio redentor. Tuve la sensación de que Jesús Manuel simplemente necesitaba oír hablar del amor de Jesucristo. "No estoy aquí para hablar de religión, estoy aquí para hablar de Jesús y del Evangelio".

"Bien", respondió. Me senté con él durante muchos minutos, compartiendo la Buena Nueva y rezando en silencio... charlábamos como viejos amigos. Hacia el final de nuestra conversación, miré atentamente al hombre; tenía lágrimas en los ojos. Le pregunté si quería tener a Cristo en su corazón para siempre. Y, justo en ese momento, ¡Jesús Manuel aceptó a Jesucristo como su Salvador personal! Después de abrazarnos y regocijarnos, seguí mi camino, alabando en silencio a Dios por cómo había intervenido milagrosamente en toda la situación.

Poco después de dejarle, volví a oír una voz que me llamaba. No tuve que pensarlo dos veces; la voz pertenecía a mi nuevo hermano en Cristo, Jesús Manuel. Volví a su puesto de trabajo para ver que, esta vez, había otro hombre sentado con Jesús, un hombre que ahora estaba esperando a que el zapatero le reparara el zapato.

Jesús Manuel me miró profundamente a los ojos y señaló al cliente. "Quiero que hables con él".

Así lo hice. Y, al final de nuestra conversación, Jesús Manuel –un hombre que se había convertido en creyente en menos de una hora– ¡había traído a otro más al Reino!

¿estás preparado para DAR?

Dona ahora

Más historias de impacto

Plumas y Fidelidad...

Denise adora su granja de pollos y, lo que es más importante, ama a Jesús. Esta mujer piadosa ha enc...

LEER MÁS

Alcance Estampida de Calgary...

En cualquier muchedumbre puedes encontrar personas que esperan oír las buenas nuevas, pero en una re...

LEER MÁS

La Biblia de la Redención: La ...

John Paul es capellán en un centro penitenciario de Dorchester, Nuevo Brunswick. Los capellanes siem...

LEER MÁS

¿Tienes una historia que compartir? ¡Nos encantaría oírla!

 

Comparte tu historia

Contactar


Correo electrónico:
info@sharewordglobal.com
Teléfono gratuito: 1.888.831.1893

Horario de oficina: Lunes-viernes
9:00am-4:30pm ET

 

Información de contacto completa

Financiera